Semana 4 – Un susto, la vuelta de cala y un buen cierre de semana

Pues sí, semana bastante variada, desde correr al día siguiente de la larga, hasta la vuelta de Cala.

Como iba a jugar fútbol sala el martes y suelo terminar bastante cansado, por esa ‘necesidad’ de correr o compensar un día que no iba a hacerlo, decidí correr después de meterme 14,5K un día antes. En verdad no me sentía tan cansado y la idea era darle suave y no mucha distancia (5k era el objetivo), así que aproveche para que Cala (mi Golden retreiver de 6 años) volviese a correr conmigo. Ya eran muchos días seguidos poniéndome una cara peor a la del gato de Shrek cada vez que me ponía los zapatos y la dejaba a ella.

Termine de correr y me sentí bien, el detalle fue todo el día siguiente, amanecí más entumecido de lo normal, sentía las piernas tensas, los gemelos cargados y todavía quedaba el futbol sala por la noche.

Justo antes de irme, le dije a Mela (mi esposa) me siento un poco cansado, mi cuerpo me lo estaba diciendo (o gritando), pese a todo ello, ya había quedado y una hora antes no iba a descompletar la partida.

Fui, jugué, una vez que calenté, se me quitó esa tensión de las piernas, pero ya entrados los 40 minutos seguidos porteando, y después de un pique con bastante intensidad, sentí ese pequeño pinchazo que te da el primer aviso. Mi reacción inmediata fue, j0der! Ya empezamos de nuevo con el bíceps femoral, suelo sufrir de desgarres musculares en esa zona.

No forcé más, portee los 20 minutos que faltaban y mientras porteaba estiré bien, me mantuve moviéndome y apenas llegué a casa hielo en la zona. El miércoles amanecí más cansado y con una pequeña sensación en la zona. Cuando me bañe en la mañana me puse bastante agua caliente en la zona, con la ducha en modo de masaje y cuando salí de bañarme me puse una crema que se llama flogoprofen (muy buena por cierto).

Durante el resto de la semana me puse calor en la zona, por lo menos 5 o 6 veces. Tengo en casa y en el trabajo la típica bolsa de gel que sirve para frio y calor. La zona se me fue descargando, sentía que las piernas volvían cada vez más a su estado ‘normal’, descanse el miércoles y jueves y el viernes decidí salir a probarme: 5K más para ver cómo estaba (de nuevo con la compañía de Cala)

Todo bien, sin problemas, sé que tengo que tener cuidado y no forzar, pero me sentí bastante bien, hice cambios de ritmos suave e incluso me propuse hacer algo más, aunque al final no lo hice porque vi a Cala un poco cansada.

Ya el domingo, para cerrar una semana suave y después de un sábado de fiesta, me dije a mi mismo que intentásemos llegar a los 10K y allí veremos si seguimos por un poco más o paramos.

Pues a cuando llegué a los primeros 5 ya estaba claro que no iba a parar a los 10, el objetivo ahora eran 12, llegué a los 8-9 y me seguía sintiendo fresco, a los 12 y el cansancio apenas se hacía notar, por lo que terminé corriendo 15K. No les voy a negar que me cansé, pero no me siento que haya forzado más allá de lo que podía.

Llegué a casa, estire bien, me tomé mi bebida de recuperación (que luego les hablaré de ella) y resto del día de relax. Hoy será un día de descanso, saldré a caminar un poco con cala y de resto ejercicios en casa, hoy no se corre, no se juega fútbol, ni padel, ni tenis ni nada.

Rafa – El Gordito Corredor

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s